Prepping for Pre-K

0

(Preparándonos para Prekínder)






When I left my job last Fall, one of my objectives was to prep Coen for Pre-K. Coming from an Information Technology (IT) project background, I naturally (and unconsciously!) approached it like one of my projects back in my web/mobile app world. Because of it, I can totally correlate our school journey so far to the lifecycle phases for new apps:

1) Discovery/Plan/Purchase - when you decide what you are trying to accomplish, research solutions, and then you make decisions if/how to move forward. Phase 1 of “Coen’s Pre-K Year” consisted of the first few months of this year as Whit and I researched and made decisions regarding the type of Pre-K program and which particular school he would attend, completed school registration, and then planned what we needed to do/buy to get ready. This phase was mostly straightforward, especially once Coen got a spot at our desired elementary school in town!

2) Implementation/Integration - when you start to build/integrate the solution, do lots of testing, launch the solution, and finally handle immediate issues. Phase 2 was when we actually worked on getting Coen ready for school, and the “launch” or “go live” day (first day of school), and then “hypercare” (addressing adaptation issues after the first day of school). * I’ll focus on this phase today *

3) Support/Maintenance - once the project has launched and is stable, you continuously support and improve it over time. Phase 3 is where we are nowadays. We’re past the initial shock/adaptation period, and we now continuously address issues as they arise (and trust me, they come up every week!).

As I mentioned above, Phase 1 was mostly smooth. Phases 2 and 3, on the other hand, have been challenging and God has been teaching me a lot. Today I’ll be sharing about Phase 2, right up to our “go live” day (first day of school), and I’ll save “hypercare” (first month and a half of school) and Phase 3 for upcoming posts.

Prepping for School

Coen had never attended daycare or school before, so this whole experience has been brand new to both of us. One of the first things on my “project plan” was to get Coen ready on educational milestones. Starting this Spring, every morning during Adi’s nap, Coen and I would spend time learning our letters, numbers, and so on (in English and Spanish, of course!). He absolutely HATED it. For one, he was used to playing all day and now he had actually do some work; and two, I’m sure it was not fun or engaging enough for a 4 year old as I’m not the most playful/patient person! As time went on, however, we both improved and learned what worked for us. By the end of Summer, he still didn't love it, but I could see progress in what he was learning. I finally felt like he was ready, checking off this item off my plan. I was so proud of him!

Along with the educational progress, I also started planning and buying items he would need at school. I was clueless about most of it so I reached out to a few of my friends whose kids had recently gone through Pre-K. Knowing a little bit more of what he would need for school, I researched and shopped (a lot!) for the “perfect” items. I don’t like “kiddie” stuff, so it was quite a challenge to find school items that didn’t have characters and children themes! Eventually, items were purchased and I checked this item off my plan as well.

Another big item on my prep plan was the change in our schedule. Both of our kiddos have been on a schedule since they were babies, and I have loved it. By this Summer, we had an 8am wakeup time, a nap at 2pm (for everyone!), and 9pm bedtime. All of that was about to change with school starting at 7:40am and us living 25-30 minutes away from school. Not knowing entirely what the new schedule would look like, I mapped our current schedule, transition schedule of the days leading up to school days, and the new possible weekday schedule. Let's just say I went a little crazy with my spreadsheet and Google calendar! Ha.

As you can see from what I’ve shared so far, I was clearly stressing and even obsessing about all of it. I didn’t like not knowing what was coming, especially since I didn’t grow up in this country so my school experience was not of much help. Me stressing unfortunately translated into having less patience with Coen, which is never good, as I shared on my "Slow to Anger" post. Well, the week before the first day of school, right as the school scheduled parent-teacher conferences and when I was planning to transition into the new schedule, Coen got sick with a terrible virus. It started very mild so we had no idea he was actually really sick, so when he misbehaved a lot I got frustrated with him without knowing how sick he actually was. A day or two later, he got really sick with painful sores all over his mouth and throat, making him miss the entire first week of school.

You can imagine the disappointment and heartache as we had worked so hard for months to get him ready for school, and instead we had a really sick kiddo, a guilty-feeling Mami, and no “first day of school” extravaganza. It was at that time that I realized just how out of control I had let things get. I read a devotional a couple of months later called "How’s Your Soul" that was spot on:

"There is nothing like absolute helplessness to make you evaluate what your soul holds on to and where you get your sense of security. The logical way to find security is to be more in control. It’s to plan for every contingency and provide for every possibility. But that logic leads us astray. Work or plans aren’t bad, of course, but self-based security is ultimately an illusion."

That’s exactly what I was doing. In the midst of the uncertainty, I was clinging to my own planning for security and not actually trusting God. Thankfully I realized it before Coen’s actual first day of school, and we got a chance to start over and had a great weekend leading up to it. With a new-found attitude, Coen’s first day was way better than what it would have been the week before with all of my stress! We were able to walk him into his class and get him settled. He found dinosaurs (his fave!) on his desk so he was happy and barely said goodbye to us! It was such a relief to leave his classroom knowing that God had everything under control.

Planning is not a bad thing, of course, but when you solely rely on what you can do on your own, you run the risk of forgetting to actually trust in God. It’s like the Scripture that my mom would always recite when I was preparing for a big test or project at school (that I clearly ignored this time!):

The horse is made ready for the day of battle, but victory rests with the Lord.

Proverbs 21:31

I had done what I could to get Coen ready, yet I had stopped there. God reminded me that no matter how much I may plan, I will never cover every possible scenario and I will drive myself (and everyone around me!) crazy instead. It’s not only when I let go and trust Him that I can rest and face the challenges ahead.

We all go through different unknown and new situations throughout our lifetime, not just school-related. So no matter what you are facing today, I encourage you to take a close look at where you’re putting your security - is it solely on your own planning or are you letting God lead you? Don’t make my mistake. Be smart and plan as you can, but ultimately trust God to give you the victory.

Trust in the Lord with all your heart and lean not on your own understanding

Proverbs 3:5





Preparándonos para Prekínder

Cuando dejé mi trabajo el Otoño pasado, uno de mis objetivos era preparar a Coen para Prekínder. Viniendo de trabajar con proyectos en Tecnología de Información (TI), naturalmente (¡e inconscientemente!) lo manejé como uno de los proyectos en mi mundo de aplicaciones web/móviles. Por eso, ahora puedo correlacionar totalmente nuestro trayecto escolar hasta ahora con las fases del ciclo de vida para las aplicaciones nuevas:

1) Descubrimiento/Planificación/Compra - cuando decides lo que estás tratando de lograr, buscas posibles soluciones, y luego tomas decisiones si/cómo avanzar. La primera fase del "Año preescolar de Coen" consistió en los primeros meses de este año cuando Whit y yo investigamos y tomamos decisiones sobre el tipo de programa de Prekínder y a qué escuela asistiría, completamos el registro escolar, y luego planificamos lo que necesitábamos hacer/comprar para estar listos. Esta fase fue más o menos sencilla, ¡especialmente una vez que conseguimos un lugar para Coen en la escuela primaria que deseábamos!

2) Implementación/Integración - cuando comienzas a construir/integrar la solución, haces muchas pruebas, activas/lanzas la solución, y finalmente solucionas los problemas inmediatos. La Fase 2 fue cuando realmente trabajamos para preparar a Coen para la escuela, el día de "lanzamiento" o "puesta en marcha" (primer día de clases), y luego "hipercuidado" (solucionar problemas de adaptación después del primer día de clases). * Me enfocaré en esta fase hoy *

3) Soporte/Mantenimiento - una vez que el proyecto se ha lanzado y está estable, ahora lo respaldas y mejoras continuamente al pasar el tiempo. La Fase 3 es donde estamos hoy en día. Ya pasamos el período inicial de susto/adaptación, y ahora estamos tratando con diferentes problemas a medida que surgen (¡y créeme, surgen todas las semanas!).

Como mencioné anteriormente, la Fase 1 fue en su mayoría tranquila. Las Fases 2 y 3, sin embargo, han sido desafiantes y Dios me ha enseñado mucho. Hoy compartiré sobre la Fase 2, hasta el día de "lanzamiento" (primer día de clases), y guardaré el "hipercuidado" (primer mes y medio de la escuela) y la Fase 3 para posts próximos.

Preparándonos para la Escuela

Coen nunca había asistido a la guardería o la escuela, por lo que toda esta experiencia ha sido super nueva para los dos. Una de las primeras cosas en mi "plan de proyecto" fue preparar a Coen en las cosas educativas. A partir de esta Primavera, todas las mañanas durante la siesta de Adi, Coen y yo dedicamos tiempo a aprender nuestras letras, números, etc. (¡en inglés y en español, por supuesto!). Él absolutamente lo ODIABA. Por un lado, estaba acostumbrado a jugar todo el día y ahora realmente tenía que trabajar en algo; y dos, ¡estoy segura de que no fui lo suficientemente divertida o emocionante para un niño de 4 años ya que no soy la persona más juguetona/paciente! Con el paso del tiempo, sin embargo, mejoramos y aprendimos lo que funciona para nosotros. A fines de Verano, todavía no le gustaba, pero pude ver el progreso en lo que estaba aprendiendo. Finalmente sentí que estaba listo, tachando este elemento en mi plan. ¡Estaba tan orgulloso de él!

Junto con el progreso educativo, también comencé a planificar y comprar los artículos que necesitaría en la escuela. No tenía ni idea de la mayor parte, así que contacté a algunas de mis amigas cuyos hijos habían pasado recientemente el Prekínder. Sabiendo un poco más de lo que necesitaría para la escuela, investigué y compré [¡demasiado!] para encontrar los artículos "perfectos". Como no me gustan las cosas muy infantiles, fue todo un reto encontrar artículos escolares que no tuvieran personajes y temas muy de niños. Finalmente, los artículos fueron comprados, y también taché este artículo en mi plan.

Otro gran elemento en mi plan de preparación fue el cambio en nuestro horario diario. Nuestros dos niños han estado en un horario desde que eran bebés, y me ha encantado. Durante el Verano, teníamos una hora de despertar a las 8 am, una siesta a las 2 p.m. (¡para todos!), y hora de dormir a las 9 p.m. Todo eso estaba a punto de cambiar con la escuela comenzando a las 7:40 a.m. y nosotros viviendo a 25-30 minutos de la escuela. Al no saber por completo cómo se vería el nuevo horario, apunté nuestro horario actual, el horario de transición, y el nuevo horario de días de escuela. ¡Me volví un poco loca con mi hoja de cálculo y el calendario de Google! Jaja.

Como puedes ver con lo que he compartido hasta ahora, estaba claramente estresada e incluso obsesionada con todo esto. No me gustaba no saber lo que vendría, especialmente porque no crecí en este país, así que mi experiencia escolar no fue de mucha ayuda. El estar estresada, lamentablemente, se tradujo en tener menos paciencia con Coen, lo que nunca es bueno, como compartí en mi post "Ser Lento Para la Ira". Bueno, la semana antes del primer día de clases, justo cuando la escuela programó las conferencias de padres y cuando yo estaba planeando la transición al nuevo horario, Coen se enfermó con un virus terrible. Empezó muy leve, así que no teníamos idea de que estaba realmente enfermo, así que cuando se portaba muy mal, me frustraba sin saber lo enfermo que él estaba. Un día o dos después, se puso realmente enfermo con llagas dolorosas en toda su boca y garganta, lo que le hizo perder toda la primera semana de clases.

Puedes imaginarte la desilusión y el dolor al haber trabajado tanto durante meses para prepararlo para la escuela, y en cambio teníamos un niño muy enfermo, un Mami que se sentía culpable, y ninguna participación de la extravagancia del "primer día de clases". Fue en ese momento que me di cuenta de lo descontrolado que había dejado que las cosas se pusieran. Leí un devocional un par de meses después llamado "How’s Your Soul" ("¿Cómo Está Tu Alma?") que estuvo perfecto:

"No hay nada como la impotencia absoluta para hacerte evaluar a qué se agarra tu alma y dónde obtienes tu sensación de seguridad. La forma lógica de encontrar seguridad es tener más control. Es planificar para cada contingencia y proporcionar todas las posibilidades. pero esa lógica nos extravía. El trabajo o los planes no son malos, por supuesto, pero la seguridad basada en uno mismo es últimamente una ilusión." (*Traducido del Inglés*)

Eso es exactamente lo que estaba haciendo. En medio de la incertidumbre, me aferraba a mi propio plan de seguridad y no confiaba realmente en Dios. Afortunadamente, me di cuenta antes del primer día de clases de Coen, y tuvimos la oportunidad de empezar de nuevo y pasamos un buen fin de semana antes de empezar sus clases. ¡Con una actitud nueva, el primer día de Coen fue mucho mejor de lo que hubiera sido la semana anterior con todo mi estrés! Pudimos llevarlo a su clase y ubicarlo bien. Encontró dinosaurios (¡su favoritos!) en su escritorio, así que se sintió muy feliz y casi ni se despidió de nosotros. Fue un gran alivio dejar su clase sabiendo que Dios tenía todo bajo control.

La planificación no es algo malo, por supuesto, pero cuando dependes únicamente de lo que puedes hacer por tu cuenta, corres el riesgo de olvidarte de confiar en Dios. Es como la Escritura que mi Mami me recitaba cuando yo tenía algún examen o proyecto grande en la escuela (que claramente ignoré esta vez):

El caballo se alista para el día de la batalla; Mas Jehová es el que da la victoria.

Proverbios 21:31

Hice todo lo que pude para preparar a Coen, pero hasta allí llegué. Dios me recordó que no importa cuánto planifique, nunca cubriré todos los escenarios posibles, y más bien me volveré loca (¡y a todos a mi alrededor!). No es sólo cuando dejo ir las cosas y confío en Él que puedo descansar y enfrentar los desafíos que me esperan.

Todos pasamos por diferentes situaciones desconocidas y nuevas a lo largo de nuestra vida, no solo relacionadas con la escuela. Así que no importa lo que estés enfrentando hoy, te aliento a que observes muy bien dónde estás poniendo tu seguridad: ¿únicamente en tu propia planificación o estás dejando que Dios te guíe? No cometas mi error. Sé inteligente y planifica lo que puedas, pero al final confía en que Dios te dará la victoria.

Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia.

Proverbios 3:5


No comments:

Post a Comment