Lessons from Transitioning into SAHM Life


(Lecciones de la Transición a la vida de MEC)

It’s been almost a year since I left my job to be a stay at home mom (SAHM), and the past 11 months have been full of laughs, snuggles, and plenty of life lessons. As I mentioned on my “From Work to Home” post, making the switch from working mom to SAHM was not easy. Up to that point, I had been living a fast-paced life, multi-tasking day and night with work and family, and, frankly, God had become just another item on my never-ending to-do list. I can now imagine how frustrating and saddening that must have been to God as He was trying to talk and instruct me, and I just wanted to get through the day. It’s like when I try to talk with my 4 year old while he’s watching his tablet. If I talk to him while he’s still using it, I get zero to minimal response. It’s not until I turn his tablet off that I can have his full attention and actually get to him. In a weird way, transitioning into SAHM life felt like a time where God allowed some circumstances to happen to “turn my tablet off” in order to have my full attention. Here are three of the lessons He's taught me during this time of transition.

My Provision

The first area that God talked to me about was our finances. One of the main reasons why I didn't come home any sooner was our need for my income, and it was scary saying goodbye to my salary. Well, I had not even had my last day at work when a few events started to hit our finances one by one. We had an unexpected (and huge!) hospital bill, car trouble, and a few other unforeseen expenses back to back. I was giving up my salary and this is what happens?! I was scared and frustrated, and I got very close to questioning my decision to leave my job.

You see, looking back I know that it was God showing me where I had placed my heart and sense of security. Over the years, as we had become accustomed to a comfortable lifestyle, I had traded God’s provision for what I could provide on my own. It was almost like I didn’t even need God for money anymore. When unexpected things happened, I looked at our bank accounts, not Him. All of these unexpected expenses made me finally stop so I could realize what I was doing and put my financial security back where it righteously belongs, on Him.

I’ll admit that the past year has been tight financially, as is expected after going to only one income, yet we have lacked nothing. God has faithfully provided for our family, and He continues to remind me that our provision comes from Him and not from anything we could ever do ourselves.

My Identity

When I left Honduras, I had the amazing opportunity to start over. During my time at college and nine years at my job, I had grown closer to the Nat I had been wanting to be. Even though I wasn’t there yet, I was continuously learning and growing, and I was loving it! A major flaw in my plan, however, was that I was putting all of my effort into developing my professional persona and I had gotten lazy in my personal life. The sweet and more outgoing person that everyone knew at work and social functions was not the same person that family and friends knew. After work hours, I was tired and it was easier to hide behind others’ shadows to just blend in.

I was proud of the Nat I was becoming at work, and leaving it to be my less impressive self 24/7 was painful. I remember processing all of these feelings when my mom was here for Christmas, and I had that tearful breakdown with her. She had taught me time and time again how my worth and identity should not be on things, people, or titles, but on Christ. I knew that in my head, yet I had wrongfully placed my identity on my professional persona, which felt like it was suddenly gone. Almost a year later, God continues to remind me that my worth is not based on what I do for a living or what others think of me, but should be anchored in Christ alone.

My Future

I am a planner and I have always had my eye on “the next thing” on my list. Leaving my job meant that the next items on my career plan were no longer valid, and I had no idea what was next. Whit and I agreed to try SAHM life for at least a few months, but beyond that I didn’t have a real plan.

That uncertainty was terrifying yet it forced me to start enjoying “the now” a lot more, instead of just planning the future. I began to invest intentionally not only in my family, but also in some of my [neglected] friendships. Having more free time, I reached out often and I was surprised how God was using me when a few of my friends were going through hard times. Like I mentioned on my “Fresh Start” post, God reminded me that my story matters. Not just for myself, but also to support and encourage others going through similar things. It gave me a sense of purpose again; something that I was missing while I was chasing the next item on my checklist.

To this day, I can’t tell you what will happen next year or when I’ll go back to work. I do know, however, that I am enjoying this time at home and I’m trusting God to guide and prepare me for whatever comes next.

These are just three of the major lessons during my transition into SAHM life, and I’m still not done learning them! Throughout this past year, I have seen God molding me and reminding me that my life is not my own. My family is not my own. My finances are not my own. My time is not my own. You get the idea. I had been living life for me and my ambitions, and that was about it. God had become another checklist or thing I did, instead of Him being the center of it all. If I could sum up the transition period into SAHM life it would be with Psalms 23:4. It was a time where I needed His “rod and staff” to not only discipline me but also comfort and guide me back to Him.

So no matter where you are today, I encourage you to slow down and examine where your heart is. Are you placing your provision, identity, and/or future on yourself or God?

"Even though I walk through the darkest valley, I will fear no evil, for you are with me; your rod and your staff, they comfort me."

Psalm 23:4

Ha pasado casi un año desde que dejé mi trabajo para ser Mami en Casa (MEC), y los últimos 11 meses estuvieron llenos de risas, acurrucamientos y muchas lecciones de vida. Como mencioné en mi post "Del Trabajo a la Casa", cambiar de mamá que trabaja a MEC no fue fácil. Hasta ese momento, había vivido una vida acelerada, haciendo multitareas día y noche con el trabajo y la familia, y, francamente, Dios se había convertido en simplemente otra cosa en mi interminable lista de cosas por hacer. Ahora puedo imaginar lo frustrante y triste que debe haber sido para Dios cuando estaba tratando de hablarme e instruirme, y yo sólo quería completar mi día. Es como cuando trato de hablar con mi hijo de 4 años mientras mira su tablet. Si hablo con él mientras todavía la está usando, casi no consigo ninguna respuesta. No es hasta que apago su tablet que puedo tener toda su atención y llegar a él. De una manera extraña, la transición a la vida de MEC fue como un tiempo en el que Dios permitió que ocurrieran algunas circunstancias para "apagar mi tablet" a fin de tener toda mi atención. Aquí están tres de las lecciones que me enseñó durante este tiempo de transición.

Mi Provisión

La primera área de la que Dios me habló fue de nuestras finanzas. Una de las principales razones por las que no vine a casa más pronto fue nuestra necesidad de mi ingreso, y fue aterrador decirle adiós a mi salario. Bueno, ni siquiera había tenido mi último día en el trabajo cuando algunos eventos comenzaron a tocar nuestras finanzas uno por uno. Tuvimos una factura del hospital inesperada (¡y enorme!), problemas con el carro, y algunos otros gastos imprevistos. Estaba renunciando a mi salario, ¿y esto es lo que sucede? Estaba asustada y frustrada, y estuve muy cerca de cuestionar mi decisión de dejar mi trabajo.

Mirando hacia atrás, sé que fue Dios quien me estaba mostrando dónde había puesto mi corazón y mi sensación de seguridad. Con el paso de los años, al habernos acostumbrado a un estilo de vida cómodo, cambié la provisión de Dios por lo que podía proporcionar por mi cuenta. Era casi como si ya ni siquiera necesitase a Dios para el dinero. Cuando pasaban cosas inesperadas, miraba a nuestras cuentas bancarias, no a Él. Todos estos gastos inesperados me hicieron finalmente detenerme para poder darme cuenta de lo que estaba haciendo y volver a poner mi seguridad financiera en donde corresponde, en Él.

Admitiré que el año pasado ha sido ajustado financieramente, como se espera al tener un solo ingreso, sin embargo, no hemos necesitado de nada. Dios ha provisto fielmente a nuestra familia, y continúa recordándome que nuestra provisión proviene de Él y no de lo que podamos hacer nosotros mismos.

Mi Identidad

Cuando salí de Honduras, tuve la increíble oportunidad de empezar de nuevo. Durante mi tiempo en la universidad y nueve años en mi trabajo, me había acercado más a la Nat que había querido ser. Aunque todavía no estaba donde quería, yo estaba aprendiendo y creciendo continuamente, ¡y me encantaba! Sin embargo, una falla importante en mi plan era que estaba poniendo todo mi empeño en desarrollar mi persona profesional y me había vuelto perezosa en mi vida personal. La persona dulce y más extrovertida que todos conocían en el trabajo y las funciones sociales no era la misma persona que mi familia y amigos conocían. Después de las horas de trabajo, estaba cansada y era más fácil esconderme detrás de las sombras de los demás para mezclarme con el resto.

Estaba orgullosa de la Nat que me estaba convirtiendo en el trabajo, y dejarla por mi yo menos impresionante 24/7 fue doloroso. Recuerdo haber procesado todos estos sentimientos cuando mi Mami estaba aquí para Navidad, y tuve ese momento que exploté en llanto con ella. Ella me había enseñado una y otra vez cómo mi valor e identidad no deberían estar en cosas, personas, o títulos, sino en Cristo. Lo sabía en mi cabeza, pero había colocado erróneamente mi identidad en mi persona profesional, la cual parecía haber desaparecido de repente. Casi un año después, Dios continúa recordándome que mi valor no se basa en mi profesión ni en lo que otros piensan de mí, sino que debe estar anclado sólo en Cristo.

Mi Futuro

Soy alguien que le gusta planear las cosas y siempre he estado enfocada en "lo que sigue" en mi lista. Dejar mi trabajo significó que los próximas cosas en mi plan de carrera ya no eran válidas, y yo no tenía idea de lo que vendría después. Whit y yo acordamos probar la vida de MEC durante al menos unos meses, pero más allá de eso no tenía un plan de verdad.

Esa incertidumbre era aterradora, pero me forzó a comenzar a disfrutar "el ahora" mucho más, en lugar de simplemente planificar el futuro. Comencé a invertir intencionalmente no sólo en mi familia, sino también en algunas de mis amistades [que había descuidado]. Al tener más tiempo libre, me comunicaba con ellas con frecuencia y me sorprendió la forma en que Dios me estaba utilizando cuando algunas de mis amigas estaban pasando por momentos difíciles. Como mencioné en mi post "Un Nuevo Comienzo", Dios me recordó que mi historia es importante. No sólo para mí, sino también para apoyar y alentar a otros que pasan por cosas similares. Me dio una sensación de propósito de nuevo; algo que había perdido mientras estaba persiguiendo lo que seguía en mi lista de cosas por hacer.

Hasta el día de hoy, no puedo decirte lo que sucederá el próximo año o cuándo volveré a trabajar. Sin embargo, sé que estoy disfrutando este momento en casa y estoy confiando en que Dios me guiará y preparará para lo que venga después.

Estas son sólo tres de las principales lecciones durante mi transición a la vida de MEC, ¡y todavía no he terminado con ellas! A lo largo de este año pasado, he visto a Dios moldearme y recordarme que mi vida no es mía. Mi familia no es mía. Mis finanzas no son mías. Mi tiempo no es mío. Entiendes la idea. Había estado viviendo la vida para mí y mis ambiciones, y eso era todo. Dios se había convertido en otra cosa en mi lista o algo que yo hacía, en lugar de ser el centro de todo. Si pudiera resumir el período de transición en la vida de MEC sería con Salmos 23:4. Ha sido un tiempo en el que necesitaba su "vara y cayado" no sólo para disciplinarme sino también para consolarme y guiarme de regreso a Él.

Así que no importa dónde estés hoy, te animo a que pares por un momento y examines dónde está tu corazón. ¿Estás poniendo tu provisión, tu identidad y/o tu futuro en ti mismo(a) o en Dios?

"Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento."

Salmos 23:4

No comments:

Post a Comment