How-To: Deciding to be a SAHM


(Cómo Hacerlo: Decidir ser una MEC)

On last week’s post "From Work to Home", I shared about my tough decision to leave my job and be a stay at home mom (SAHM). Confused and torn between both choices, I really just wanted a 1-2-3 step method or an if-then statement (showing my nerd side) to help me decide! Knowing such a thing didn't exist, unfortunately, here are some of the things I did instead:

Seek God's Guidance

First and foremost, I wanted to make the right decision according to God’s good and perfect will for my life. I didn’t want the easy out and just “duct tape” the issue temporarily. I truly wanted to make the best, future-proof choice. Knowing that you don’t always receive an instant answer, like a God-sized vending machine, I did the following things to prepare my heart.


I prayed constantly and for different things. First for repentance since I knew I wasn’t fully living a righteous life, just doing the bare minimum to make it through the day. I also thanked Him for everything he had done in my life until that point. And, of course, I asked for his guidance to make such a tough decision. I asked for direction (to know what to do), confirmation (peace with my decision), and provision (financial/emotional/spiritual/etc. support through it all).


I started reading the Bible daily (like I should have been doing all along!). Among other scriptures, I remember reading verses about God’s guidance like Exodus 23:20 (a favorite since when I was deciding to leave Honduras!) and Psalms 32:8. I read a lot of Psalms and Proverbs, my favorite go-to’s, and tried to meditate on his Word throughout my day. I also read devotionals on the Bible mobile app on my phone.


I listened to a lot of music, as usual, and I particularly listened to Hillsong United’s “Of Dirt and Grace” album on repeat. The song “Captain” was a major one as I asked God to guide my life and lead me where he wanted me to go.


I had not fasted in a while, but I decided to fast since I was serious about having a contrite heart and humbling myself before God. I wanted to give up things that were close to my heart, so I abstained from food and social media during my fast.

Seek Counsel from Family and Friends

Being the private person that I usually am, I relied on the support of only a few but close family members and friends. Their advice, encouragement, and prayers made a huge difference when I felt confused and unsure.

Answer Some Difficult Questions

As I looked for God’s guidance, I had to ask myself the following questions (among the many, many other questions that popped up in my head!):

New Job or SAHM?

I had to really ask myself, “did I want to be with the kiddos all day or was I just ready for a new phase in my career?” I went back and forth on this one for some time, actually. In the end though, Whit, who had seen my longing to be with the kiddos for years, reminded me: “right now you won’t really be happy anywhere that is not with the kids.” So that answered that question!

Is it Financially Viable?

Some of the most important questions were about our finances since $ had been a showstopper up to this point in time. Could we make it work without my salary? Could we afford health insurance? And more questions along those lines. We drafted potential budgets back and forth, guesstimating what the new numbers would look like. Sometimes it seemed impossible, yet after several attempts (and cutting a lot of expenses!) we were able to come up with a tight but doable budget. We also decided to pay off our car payment so we would only have our mortgage as debt. That helped a lot!

Is my Husband on the Same Page?

If I was going to make the jump into SAHM life, I had to make sure that Whit was on agreement. Leaving my job was not only going to affect me, but it would greatly impact Whit and our family. I know he wasn’t 100% on board at the time since we had gotten used to our comfortable lifestyle, but he supported and encouraged me to make the jump!

The Aftermath

So after a lot of searching and weighing my options, God started to align things and provide more clarity on which decision to make. Even then I was still very nervous to give my boss my notice; I was literally shaking! Her response, along with the one from leadership and coworkers, provided even more confirmation. I never got a “why?” or “are you crazy?” response. Instead, I received the support I needed to leave in good terms and with peace of mind! I even got a few “I'm jealous of you” from a few fellow moms!

While there's no easy yes/no method to decide between working mom life or SAHM life that works for everyone, I hope this gives you a snapshot of what helped me to make this important decision. And even though it hasn't always been easy, I'm so thankful for God's guidance, confirmation, and provision through such a rewarding time in my life!

Below are a few real-life photos of me and the kiddos (mostly selfies!) from June - November 2016, the months when I was making this decision.

PS - If you have any questions or would like to talk more in detail, feel free to message me!

See, I am sending an angel ahead of you to guard you along the way and to bring you to the place I have prepared.

Exodus 23:20

I will instruct you and teach you in the way you should go; I will counsel you with my loving eye on you.

Psalm 32:8

En el post de la semana pasada "Del Trabajo a la Casa", compartí acerca de mi decisión de dejar mi trabajo y ser un Mami en Casa (MEC). Confundida y dividida entre ambas opciones, ¡realmente sólo quería un método de pasos 1-2-3 o una declaración si-entonces (mostrando mi lado nerd) para ayudarme a decidir! Sabiendo que tal cosa no existía desafortunadamente, aquí están algunas de las cosas que empecé a hacer:


En primer lugar, quería tomar la decisión correcta de acuerdo a la buena y perfecta voluntad de Dios para mi vida. No quería una salida fácil y simplemente poner “cinta adhesiva” temporalmente sobre el problema. Realmente quería hacer la mejor elección. Sabiendo que no siempre se recibe una respuesta inmediata, como si fuera una máquina de ventas tamaño Dios, hice las siguientes cosas para preparar mi corazón.


Oré constantemente y por diferentes cosas. Primero por arrepentimiento, ya que sabía que no estaba viviendo una vida completamente justa, simplemente haciendo lo mínimo para atravesar el día. También le di gracias por todo lo que había hecho en mi vida hasta ese momento. Y, por supuesto, le pedí su guianza para tomar una decisión tan difícil. Pedí dirección (saber qué hacer), confirmación (paz con mi decisión), y provisión (apoyo financiero / emocional / espiritual / etc, a través de todo).


Comencé a leer la Biblia diariamente (¡como lo debería haber estado haciendo todo el tiempo!). Entre otras escrituras, recuerdo haber leído versos acerca de la guía de Dios como Éxodo 23:20 (¡un favorito desde cuando decidí dejar Honduras!) Y Salmos 32:8. Leí muchos Salmos y Proverbios, mis favoritos, y traté de meditar en su Palabra a lo largo de mi día. También leí devocionales en la aplicación móvil de la Biblia en mi teléfono.


Escuché mucha música, como de costumbre, y en particular escuché el álbum de Hillsong United “Of Dirt and Grace” en repetición. La canción “Captain” fue una de las principales al pedirle a Dios que guiara mi vida y me llevara donde él quería que yo fuera.


No había ayunado desde hace en un tiempo, pero decidí hacerlo porque de verdad quería tener un corazón contrito y humillarme delante de Dios. Quería dejar cosas que estaban cerca a mi corazón, así que me abstuve de alguna comida y las redes sociales durante mi ayuno.


Siendo la persona privada que soy normalmente, confié en el apoyo de sólo unos cuantos familiares y amigos cercanos. Sus consejos, aliento, y oraciones hicieron una gran diferencia cuando me sentía confundida e insegura.


Mientras buscaba la guía de Dios, tuve que hacerme las siguientes preguntas (¡entre las muchas, muchas otras preguntas que surgieron en mi cabeza!):


Tuve que realmente preguntarme a mí misma, "¿Quería estar con los niños todo el día o solo estaba lista para una nueva fase en mi carrera?" En realidad, estuve indecisa sobre esto por algún tiempo. Sin embargo, al final de todo, Whit, que había visto mi anhelo de estar con mis hijos durante años, me recordó: "en este momento no serás feliz en ningún lugar que no estés con los niños". ¡Eso respondió esta pregunta!


Algunas de las preguntas más importantes fueron acerca de nuestras finanzas ya que el $ había sido un espectáculo hasta este momento. ¿Podríamos hacerlo funcionar sin mi sueldo? ¿Podríamos pagar el seguro médico? Y más preguntas parecidas. Hicimos bastantes presupuestos potenciales, estimando cómo se verían los nuevos números. A veces parecía imposible, pero después de varios intentos (¡y de cortar un montón de gastos!) pudimos llegar a un presupuesto bien ajustado pero posible. También decidimos pagar nuestro préstamo de carro para tener solamente nuestra hipoteca como deuda. ¡Eso ayudó mucho!


Si iba a hacer el salto a la vida de MEC, tenía que asegurarme de que Whit también estuviera de acuerdo. Dejar mi trabajo no sólo iba a afectarme a mí, sino que también impactaría mucho a Whit y nuestra familia. Sé que él no estaba 100% a bordo en ese momento ya que nos habíamos acostumbrado a nuestro estilo de vida cómodo, ¡pero él me apoyó y me animó a hacer el salto!


Así que después de buscar y pesar mis opciones, Dios comenzó a alinear varias cosas y darme más claridad sobre qué decisión tomar. Aun así, estaba muy nerviosa de darle mi aviso a mi jefe; ¡estaba literalmente temblando! Su respuesta, junto con la del liderazgo y compañeros de trabajo, proporcionó aún más confirmación. Nunca recibí una respuesta de "¿por qué?" o "¿estás loca?". En su lugar, recibí el apoyo que necesitaba para salir en buenos términos y con paz en mi mente! ¡Incluso recibí unos cuantos "estoy celosa de ti" de unas Mamis!

Aunque no hay un método fácil de sí / no para decidir entre la vida de mamá que trabaja o la vida de MEC que funciona para todos, espero que esto les dé una idea de lo que me ayudó a tomar esta decisión importante. Y aunque no siempre ha sido fácil, estoy muy agradecido por la guía, confirmación, y provisión de Dios durante un tiempo tan gratificante en mi vida.

Abajo están algunas fotos de mis hijos y yo (la mayoría selfies!) durante Junio - Noviembre del 2016, los meses cuando estaba decidiendo ser una MEC.

PD - Si tienes preguntas o quieres hablar de algo más en detalle, ¡mándame un mensaje!


ÉXODO 23:20



No comments:

Post a Comment